[JMJ 97 - Le Cyberjournal]

El misterio de la vida de San Esteban


¿ Pueden imaginarse un fraile dominico haciendo el diablo ? Si no es el caso, tiene que leer esto articulo...


UN fraile dominico, fr. Jean-Christophe Leclerc, decidio de hacer una obra de teatro (un misterio como lo llamaban en la Edad Media) sobre la vida de San Esteban, su martirio y la historia de sus santos restos hasta la iglesia San Esteban, en París donde fue representada esta obra.

Los gestos sin palabras

La sorpresa viene del juego de luces en la iglesia que da ya un sentimiento de algo secreto que esta pasando entro los espectatores, poniendo en dos filas en la parte central de la iglesia. Y empeza la música... los angeles, los demonios, los personages se mueve en el espacio con los gestos minimos, sin hablar pues las palabras pasan por una cinta.
Los espectadores parecen facinados por este juego entre el movimiento del diablo que esta soltando, corriendo, riendose y el calma de san Estaban, su mirada fija y la serenidad de su atitud. La música también tiene su papel entre los cantos gregorianos para los "buenos" y una música quasi agresiva para los demonios... Y la gente tiene que luchar para rechazar el diablo, confiarse en Dios y seguir fiel...

De Jerusalen hasta París

San Esteban entregó su vida en los manos de Dios para quedarse fiel a Cristo en Jerusalen. Sus restos estaban en la misma tumba que dos Judios convertidos... Olivdado de los Judios y de los Cristianos, Dios intervinó una primera vez para que se sepa donde estan sus restos para que los fieles pudierón hacer sus devociones. Atravesando todos los peligros, a pesar del Diablo siempre presente, los restos llegarón hasta Paris, pasando por Constantinople y en las manos de la reina Elena, del Emperador del Oriente y del rey Luis de Francia.

Un testimonio... inesperado

El más chistoso es que esta mescla de música de la Edad Media y de hoy, de una manera de contar con un narador y la atitud de los actores muy sibolistica y moderna, da una aprofundización del sentido del martirio : dar su vida por Cristo tiene sentido y "a Dios no le gusta ver morir a sus amigos"... Había entre los espectadores un silencio, una escucha verdadera para estar listos al mensage de San Esteban : "Dios habla, ¡ escuchad !"
Los dominicos y sus amigos, es decir los actores, muestran con esto espectaculo como el arte puede ser al servicio de la fé y de la belleza del mensajos de los santos. ¡ Gracias porque vale la pena !

Nicole Giroud